¿Qué lecciones dejó la “peor pandemia de finales del siglo XX”, para enfrentar al COVID-19?

Foto: Grupo Gamma

Hace casi 40 años, un extraño virus puso al mundo en alerta, los científicos no lograban explicarse lo que sucedía. Las principales potencias globales crearon comisiones y centros de estudios para tratar de contener aquella misteriosa dolencia de la que nada se sabía.

Desde entonces, el sida se volvió una de las enfermedades más temidas y el referente más cercano de una pandemia para millones de personas en todo el mundo. Fue la peor pandemia que vivió la humanidad a finales del siglo XX y que todavía sigue cobrando vidas cada año.

Ahora el COVID-19 ha puesto otra vez al mundo en la incertidumbre y todos se preguntan qué pasos dar para enfrentarlo. El doctor César Núñez, director regional de Onusida para América Latina y el Caribe dijo al medio BBC “Al principio de la epidemia del sida tampoco sabíamos cómo responder ni de qué se trataba”. Pero mucho han cambiado las cosas y el mundo desde entonces.

France.24

El VIH se reportó en 1981 pero la primera prueba diagnóstica se tuvo hasta 1983. Ahora la hemos tenido en muy poco tiempo”, señala Núñez.

“Luego el primer medicamento para el VIH se da en 1987 y no era un medicamento tan efectivo, lo mismo está sucediendo con este (remdesivir) que se ha autorizado ahora en EE.UU. para situaciones de emergencia”, señala.

Una de las buenas noticias de la actual pandemia ha sido la “rápida respuesta desde la perspectiva científica, de la investigación, de la innovación, de la biología molecular”.

Pero el experto cree que hay aún algunas lecciones que todavía tocan por aprender de la otra gran pandemia que ha sufrido el mundo desde los 80.

Clarín

Lecciones del sida

De acuerdo con el doctor, una de las enseñanzas que se deben tener en cuenta es que, probablemente, tendremos que aprender a vivir con el coronavirus como ya lo hemos hecho con el VIH.

“Muchas personas hablan de un regreso a la normalidad, pero yo creo que eso no significará que vamos a volver a un mundo sin el COVID. Vamos a volver a un mundo con el COVID al lado nuestro”, indica.

“Lo único que ya vamos a saber cómo prevenirlo, como también pasó con el VIH”, dice.

Hace unos días, el director de Emergencias Sanitaras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, alertó sobre la posibilidad de que el coronavirus siga y forme parte de la vida humana a partir de ahora.

“Es importante poner este asunto encima de la mesa: el virus podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca”, indicó Ryan.

La Voz de Sandinismo

Según el experto, aunque esto de miedo al inicio, hemos aprendido a vivir con otros virus en la historia.

“De ahí que, para el coronavirus, como lo ha sido para el VIH, la prevención, las campañas de protección para que la gente entienda los riesgos y asuma medidas para evitarlos van a ser medidas muy necesarias” señala.

Según datos de Onusida, cerca de 75 millones de personas se contagiaron de VIH en el mundo desde el inicio de la pandemia y unas 32 millones perdieron la vida como consecuencia de la enfermedad.

Desde que se reportaron los primeros casos de coronavirus en diciembre pasado en China, los contagios superan los 5 millones, mientras las muertes rondan las 330.000.

El Sol de León

Acceso al tratamiento

El doctor Núñez cree que otras de las lecciones que nos dejó la pandemia de sida es la coordinación de esfuerzos para que las personas enfermas tengan acceso a los medicamentos.

A través de los años en Onusida hemos estado trabajando para las personas que viven con VIH tengan acceso a su tratamiento. Pero todavía un América Latina, 40% de las personas que necesitan tratamiento no tienen acceso a él”, comenta.

Durante la actual pandemia, la ONU ha pedido a los gobiernos de la región garantizar un mínimo de al menos tres meses de tratamientos antirretrovirales para los que viven con VIH, de forma que no tengan que salir de casa a conseguir sus medicamentos.

Núñez cree que otra de los aprendizajes que deja la experiencia con el VIH es el impacto negativo que pueden tener la discriminación y los estigmas sociales para la lucha contra una pandemia.

Medicina y Salud Pública

“Muchas personas que viven con VIH en comunidades que trabajamos tenían miedo de acercarse a centros de salud por temor de ser discriminados”, recuerda.

“Esta misma situación la repetimos en el caso del covid, que hemos visto ejemplos de cómo enfermeras o personal de salud en muchos barrios no los querían recibir por temor a los contagios”, dijo.

De acuerdo con el experto, tras casi 40 años, la lucha contra el VIH ha demostrado que la inclusión, el respeto y la aceptación son también fórmulas eficaces de prevención.

Solidaridad

El director de Onusida para América Latina indica que no solo son los ciudadanos los que deben tomar en cuenta los aprendizajes que dejó el VIH.

“Uno de los elementos que nos plantean las pandemias es el respeto a los derechos de las personas, cómo van a hacer los gobiernos para seguirlos garantizando”, dice.

Considera que dar a las comunidades un papel activo en la toma decisiones es también fundamental para lograr cualquier política de salud.

Levante EMV

“Lo otro es el tema de la solidaridad compartida. Ahora mismo las fronteras están cerradas, pero es importante mantener la idea de la importancia de colaborar con tu vecino, de saber que, entre todos, somos más y podemos hacer más”, señala.

Información: BBC